martes, 10 de julio de 2012

Pizza Napolitana

Nápoles, Instituto Cervantes, Lunes 2 de Julio, ocho niños italianos con mucho arte y creatividad, ganas de divertirse y aprender cómo se hace animación en stop motion ya están preparados para crear tres grandes pizzas: La Marinara con sus ingredientes principales: ¡los famosos peces reciclados de Fem Manuals!, aguadas mágicas y una gran medusa pintada por el estupendo Juanjo Sáez. La pizza Diávola: el Vesubio, presente en el skyline de Nápoles, nos inspira y la masa se convierte en un volcán picante lleno de pimientos ardientes que bailan la danza del fuego. Y por último, la estupenda Pizza Siciliana, llena de espíritu mafioso y camorra envuelta en una gran masa de "spazzatura", triste realidad que sufre a menudo la ciudad italiana.
¡Una experiencia increíble, llena de buen humor con Mario, Natália y Juanjo! ¡Gracias por compartirlo conmigo!
¡Mirando a través de un pez reciclado!
Preparando los pepperoni de cartón para la pizza Diávola.  
¡Nuestro Juanjito pinta una medusa gigante que luchará contra los aguerridos chicos napolitanos! 
La incorporación de Fem Manuals en PDA ha introducido la variante de la construcción de elementos a partir de materiales reciclados, dotando al stop motion de una riqueza muy particular.
Paciencia y dedicación demostraron estos chicos italianos. 
Calentando motores... 
 Vis cómica e ingenio no les falta a los chicos napolitanos.
Natalia Pérez, el alma que vela por PDA enseña los dos primeros peces que han creado los artistas. 

Juanjo preparando el "humo" que saldrá por la boca del volcán de la pizza Diávola. 
 
El planteamiento del taller consistía en reproducir todas las pizzas y darles vida en pixelación. Marinara de fondo azul, fantásticos peces que se han construido a partir de materiales reciclados y unos alumnos totalmente entregados.
Cada niño mueve su pez entre las porciones de la pizza Marinara. Una cámara colgada en el techo recoge el disparo fotográfco que se captura desde un ordenador con el programa Dragon.



 Salvatore Il capo.
La camorra e la sua spazzatura
El Vesubio observando todos nuestros movimientos en el Cervantes.
¡Ahora toca postproducción! Tan pronto estén las pequeñas animaciones terminadas, las mostraré con mucha ilusión!