miércoles, 19 de mayo de 2010

Emperadores y emperatrices


¿Sabéis la historia de aquel emperador caprichoso y aficionado a los trajes? El soberano encarga una nueva pieza a dos sastres avispados que afirman ser capaces de fabricar el tejido más fino y delicado que nadie pueda imaginar y que tiene la particularidad que sólo la gente inteligente es capaz de verlo. Al final, sabiendo que los niños son más sinceros que los adultos, una chiquilla dice la verdad: - ¡El emperador no lleva ningún vestido!! Los dos pícaros hacía rato que se habían dado a la fuga con todo el oro y las joyas que le habían sacado al vanidoso e ingenuo emperador.

Nosotros no somos tan presumidos pero, gracias a una maravillosa donación de los padres de Ona, de p4, nos hemos vestido con unas joyas ¡dignas de emperadores y emperatrices! Perlas y abalorios con los que fabricamos unos adornos de órdago. Son piezas grandes, de colores brillantes, y ¡también tenemos de oro reluciente como el sol! ¡Ah! Y nuestra ropa ¡es de algodón!