sábado, 14 de marzo de 2009

¡RECICLAMOS!


En este curso, tendremos mucho en cuenta el reciclaje*. A menudo algunos de los desechos que producimos en casa pueden transformarse en divertidas piezas artísticas. El material de rechazo ofrece grandes posibilidades que ayudarán a vuestro hijo/a a activar su imaginación y su facultad de crear. Y aparte de ahorrar, aprenderá a conservar nuestro medio ambiente.
Es muy importante la implicación con vuestro hijo/a en esta actividad de reciclar recogiendo y trayendo el material a clase durante todo el curso. Para hacer esta tarea correctamente, la comunicación y coordinación entre los padres, madres y el educador es relevante. No se pueden presentar unos comportamientos y actitudes contrarias, pues no sirve de nada enseñar, en la escuela, al niño o la niña actitudes y hábitos de reciclaje y de concienciación con el medio ambiente, si después los padres y las madres no lo llevan a término.
Si queremos que el alumno adquiera hábitos adecuados de reciclaje, es indispensable que se trabaje en todos los entornos en que se relaciona. Si se quiere una persona que separe los residuos, por ejemplo, primero debe enseñarse cómo se tiene que actuar. Los ejemplos que ofrecen los adultos que viven con ella es muy importante. Y es fundamental ser persistente, constante y tener la suficiente paciencia en no decaer en el logro del propósito.
Podéis jugar con vuestros hijos/as reciclando durante la semana. Recogéis todos juntos el material que aparece en esta lista (pero sólo el de la lista, para no acumular material innecesario en clase):
Cajas de cereales o de zapatos - Tubos de papel de wc o de papel de cocina – Hueveras de cartón - Chapas de metal de botellas - Envases de cartón en buen estado - Bandejas de porexpán - Tapones de corcho.
También, durante una salida familiar, podéis jugar a ver quien encuentra más “tesoros” en el bosque: Palos con formas divertidas o estrañas - Piñas grandes - Corteza, corcho... o en la playa: Piedras redondeadas y de formas sorprendentes - Pechinas y caracolillos de mar - Maderas con formas suaves.
¡Muchas gracias por vuestra colaboración durante todo el curso escolar!
Reutilizar el material de rechazo fomenta la creatividad de vuestro hijo/a.
*Las ventajas del uso del material de rechazo son de tipo práctico pues hay un ahorro económico, un aprovechamiento y una accesibilidad. Y también son de tipo pedagógico: favorece el cuidado del medio ambiente, ayuda a conectar la escuela con el entorno, y a integrar el medio escolar y familiar, ya que que las familias pueden colaborar sin dificultades en su aportación. También favorece la creatividad y la motivación de los niños y de las niñas, y favorece la flexibilidad pues contribuye a que el niño o la niña se acostumbre a ver las cosas con nuevas perspectivas, diferentes a las habituales. Igualmente ayuda a la educación para el ocio, porque permite enseñar al alumno a entretenerse fácilmente y de forma creativa con recursos que tienen a su alcance. Y favorece también la educación del consumidor puesto que vuestros hijos/as pueden apreciar la posibilidad de reciclar cosas aparentemente inútiles.